UN POBRE Y MISTICO PENSAMIENTO
(Escrito por nuestro amigo Jesús García Rocha)

Pocas veces se le dedica a el padre un reconocimiento, unas palabras tiernas, un pensamiento sincero que salga del corazón ó externarle agradecimiento y reafirmar nuestra lealtad a las enseñanzas
que con todas las posibles fallas que pudimos criticar, y a pesar de las incomodidades y las maldiciones que algunos hijos le pudieron prodigar.

Pues los hijos no vemos los esfuerzos que él realiza, para poder llevar a su hogar el sustento necesario que sus hijos y esposa lleguen a necesitar.

Claro está, que me refiero a aquellos hombres, que fiel y realmente cumplen con su cabal y necesaria participación que le corresponde en la armonía familiar ¡Y que no tienen algún desorden de conducta psicológico ó de adicción!

Claro está que como todos los seres humanos, tenemos defectos, y fallas en nuestro comportamiento, así también los tiene él; y si nos remontamos a la educación familiar que aprendió varios años atrás
cuando él era niño y lo reprendían sus padres, entenderíamos un poco el porqué de su comportamiento y la manera de tratar de educarnos.

Pero lo que no entendemos en ése momento, y además, tampoco lo valoramos aún ya mayores, es que el nunca quiso lesionar ó provocar algún daño a sus hijos, porque para él ésa era la forma adecuada de educar a sus hijos, tratando así de educarlos como buenas personas para su futuro bienestar.

Sin embargo, y  lo que, casi siempre sucede, es que las personas siempre se acuerdan y no olvidan las cosas que les provocó alguna molestia ó desazón y lo mantienen en su pensamiento, como una forma de defensa ó recriminación inconsciente.

Lo que la gran mayoría de las personas no realiza, es la valoración y reconocimiento hacia las personas de las buenas acciones, de los esfuerzos que llegó a tener, también de los momentos de acercamiento que tuvo con sus hijos, y una de las cosas más importantes, de todo lo que no valoramos, el reconocer que gracias a la presión que nos realizó, gracias a su esfuerzo para darnos lo necesario, gracias a no permitirnos realizar la vagancia, gracias a las enseñanzas que nos dió en nuestra formación, gracias a el tiempo que nó pudo estar con sus hijos y que perdió, para poder llevarnos el sustento, logré terminar mis estudios, y  por ello vivir de una forma decorosa y ser un hombre de bien y apreciado en la sociedad,  y gracias a el respaldo, y apoyo que nos transmitió con su fortaleza y con el cual nos sentimos seguros ante los problemas, nos dió fuerzas para luchar y salir adelante.

Todas esas cosas que he plasmado, y tantas y tantas otras, que faltan, son las que me han hecho, que con toda la vergüenza que nunca había sentido, y con todo el arrepentimiento que tengo y que emana de mi ser, por haberlo satanizado, haberlo visto como mi enemigo, haber, llegado a juzgarlo ( Je!, Je!, Je!!)  , y con ¿Qué autoridad?  le escriba y le dedique éste  "Pobre y Místico Pensamiento", que además ni siquiera lo va a reconfortar, pues ya ha muerto.

Parece mentira, pero la luz y el amor de una madre siempre opaca, a la figura paterna.

Pero si no fuera de esa manera, ¡No tendría la envestidura que por ende le corresponde!

Y ahora que yó soy padre, me doy una idea de lo que pudo llegar a sentir al tener que ser el "Villano de la Película", sabiendo que también los padres amamos por igual que la madre a nuestros HIJOS.

Pensamiento dedicado a mi padre,  el señor Jesús García Colón.

De su hijo; Dr. Jesús García Rocha

¡Puedes compartir esta lectura con tus amigos!
Sólo pásales esta dirección:
www.lecturasparacompartir.com/mensajes/unpobreymisticopensamiento.html

Un pobre y mistico pensamiento

¿Te gustó este artículo?
¡¡Envíale un aplauso al que lo compartió!!
¿Que te pareció este artículo?
¡Aplausos! ¡Aplausos! ¡Excelente!
¡Está bien!
Perdóname, pero me aburrí un poco.
¿porqué no te pones mejor a ver la televisión?
Tu mail: 

Comentarios:


Gracias por tu participación y tomarte un minuto para mandar tu mensaje,
así contribuyes al mantenimiento de esta página.
Lecturas para compartir.  Club de lectura y amistad.  www.lecturasparacompartir.com